Anaïs Nin como psicoanalista del Diablo, Felipe Calderón y su gusto por las puertas traseras, los peleadores callejeros y otras imprecisiones de un mundo raro.